|
26/03/2017

Muy buena cosecha en calidad y volumen; en un sector inestable y con muchas incertidumbres

Con la finalidad de informar a nuestros lectores sobre cómo se viene desarrollando una actividad tan tradicional y característica de nuestra zona como es la vendimia que está próxima a finalizar, consultamos a distintas actores del sector vitivinícola.
vendimia-muy-buenaweb.jpg

En primer término visitamos la Bodega de la Familia Pisano, una de las más prestigiosas del país, la cual produce en forma artesanal vinos finos de alta calidad, orientados al segmento de alta calidad del mercado que han sido premiados en concursos nacionales e internacionales.

Allí dialogamos con el Enólogo Gustavo Pisano quien declaró que a pesar de tener altibajos la vendimia 2017 será de gran volumen y con uvas de muy buena calidad; así como manifestó la preocupación por cómo afecta en la rentabilidad el atraso cambiario y las políticas hacia el sector.

 

Enólogo Gustavo Pisano, de Vinos Pisano

 

“Vamos a tener un final feliz con uvas de buena calidad, y un mayor volumen que el año anterior…”

 

P.al Día- ¿Cómo ha sido la vendimia 2017?

Gustavo Pisano- Esto ha sido como siempre en Uruguay una sorpresa, cada año es diferente y esta ha sido una vendimia que a pesar del augurio de que iba a haber un verano muy lluvioso empezó muy bien, fue un enero satisfactorio incluso hasta principios de febrero, después hubo unos 10 días un poco entreverados, mucha humedad, mucho calor que afectaron en algunas variedades sobre todo tempranas que nos apuró a tener que cosechar. La realidad es que eso se terminó, hemos tenido buen clima en lo que va de marzo y teniendo un poco de paciencia y confiando en los pronósticos que venían dando que iban a haber muy escasas precipitaciones creo que vamos a tener un final feliz con uvas de buena calidad, en el caso particular nuestro vamos a tener un mayor volumen que el año anterior. En esta cosecha vamos a andar en los 400 mil kilos en comparación con los apenas 300 mil del año pasado, o sea casi un 25% más.

P.al Día- El hecho de esperar confiando en que se mantenga el buen clima es un riesgo que se toma, pero eso llevará a que la uva adquiera una mayor graduación?

Gustavo Pisano- La uva es una fruta y hay que tratar de cosecharla en el punto de maduración y al menos en el caso de nuestros vinos el punto de maduración es tener un adecuado contenido de azucares que después se van a transformar en un vino de buena calidad. Por eso muchas veces tenemos que especular con eso para poder tener vinos con graduación y llegar a la calidad deseada, productos VCP como le decimos nosotros que son productos finos, lo que no deja de ser un riesgo porque uno está expuesto a variables como la del clima que no las puede dominar; igualmente nosotros consultamos hasta 5 predicciones del clima nacionales e internacionales y a veces nos obliga a adelantarnos un poco en la cosecha y otras veces como ahora que todavía nos queda cosechar un 25% de ir lento para tener un poco de tranquilidad de que los días restantes van a estar buenos.

P.al Día- ¿Cuándo comienza la vendimia en Pisano y qué variedades se van cosechando?

Gustavo Pisano- Nosotros tenemos una vendimia bastante larga porque tenemos un montón de variedades distintas que algunas maduran a principios de febrero y otras terminan de madurar a fines de marzo; prácticamente son dos meses en los cuales nosotros comenzamos con variedades tempranas como Pinot Noir, después le siguen Chardonnay, Sauvingnon Blanc, Viognier en blancas que es lo habitual y después tenemos Merlot, Cabernet Franc que son de fines de febrero y ya entrando en marzo comenzamos con Tannat que es el mayor volumen que tenemos, Cabernet Sauvignon y otro tipo de variedades un poco más tardías. A pesar de eso a mediados de marzo estamos cosechando Merlot porque el cima lo permitió.

 

“Hacemos toda una selección para que la uva que entra dentro de la pileta sea de la mejor calidad...”

 

P.al Día- Aparte, ustedes si bien tienen la tecnología necesaria lo hacen en forma bastante artesanal, buscando la calidad en los productos… 

Gustavo Pisano- Sí, nosotros todavía cosechamos en forma manual, solicitando a los vendimiadores que no maltraten la uva, que no llenen demasiado los cajones y después tenemos que pasar esa uva en la cinta de selección para ir sacando aquellas que no queremos que entren en la bodega porque están afectadas con enfermedades, hojas, ramas, entonces hay que hacer toda una selección para que la uva que entra dentro de la pileta sea de la mejor calidad.

P.al Día- ¿Cuánta gente trabaja aproximadamente en la viña y dentro de la bodega?

Gustavo Pisano- Los zafrales varían mucho pero siempre tenemos un mínimo de 15 personas que nos ayudan a levantar la uva. Después está la gente que trabaja todo el año que siempre la tenemos muy activa en este período porque son más horas que hay que trabajar pero ya conocen el oficio, con el correr de los años ya tenemos organizado el rol de cada uno. En total en la empresa trabajan unas 35 personas que incluye Administración, Departamento de ventas -tanto mercado interno como exportación-, la gente de las dos quintas y la gente de la bodega. 

 

“El vino es un acto de creación, cada vez que sacamos un producto es una nueva obra de arte…”

 

P.al Día- ¿Mantienen la misma línea de vinos o hay algo nuevo?

Gustavo Pisano- Nosotros tenemos una línea estable que es la que reconocen habitualmente los consumidores o nuestros clientes y cada tanto nos gusta innovar y sacar productos nuevos como en este caso que sacamos un espumoso natural; son cosas que a los enólogos nos gusta experimentar, nos divertimos haciéndolo y es parte del disfrute. El vino es un acto de creación entonces cada vez que sacamos algo nuevo es una nueva obra de arte.

 

“Mantenemos nuestros clientes y los mercados que hemos ido desarrollando; en una situación de competitividad bastante difícil…”

 

P.al Día- ¿Cómo viene el tema de las exportaciones?

Gustavo Pisano- Nosotros mantenemos nuestros clientes, con nosotros trabaja un progreseño que es Nikolás Kozic que es como de la familia, gran valor con el cual estamos muy contentos, que nos ayuda junto con Daniel a cubrir los mercados que hemos ido desarrollando. Seguimos en una situación de competitividad bastante difícil, ayer escuché decir a una economista que estamos con un atraso cambiario real de un 25% por lo cual el dólar debería estar cerca de $40. Eso a nosotros nos limita mucho a la hora de poder colocar los productos porque la rentabilidad disminuye mucho frente a otros competidores como Argentina, Brasil o Chile que tienen la moneda más equiparada. También hay un montón de impuestos que se han sumado que dificulta el tema, están bien las políticas que se han dado con respecto al aumento salarial pero también hay un montón de otras variables como son los costos de producción, por ejemplo el combustible, que realmente nos pesan a la hora de poder competir y poder sacar una botella de vino al exterior.

P.al Día- ¿Qué países son los más demandantes de vinos Pisano?

Gustavo Pisano- Esa es otra de nuestras preocupaciones por la cual tenemos mucha incertidumbre porque uno de los países sobre el cual veníamos apuntando y era nuestro principal mercado en el exterior es Estados Unidos, ahora como todo el mundo sabe con este cambio de gobierno se abre una interrogante para ver qué va a pasar y qué actitud va a tener respecto a este tema; si bien el vino uruguayo no es un producto que vaya a afectar la economía de la producción de vinos de Estados Unidos las medidas son generales y eso nos puede afectar en algún momento.

 

“Cuando es difícil exportar es más fácil importar…”

 

P.al Día- ¿Cómo se está comportando el mercado interno?

Gustavo Pisano- Según palabras del presidente de INAVI que nos representa en el sector hay un crecimiento de los vinos finos en detrimento de los vinos de mesa pero con una gran salvedad que a veces no se menciona, que lo que ha crecido mucho es el vino importado y esa es otra desventaja que tenemos con el atraso cambiario; cuando es difícil exportar es más fácil importar entonces todo ese espacio de crecimiento del vino VCP o vino fino lo está ganando el importado y a veces estamos perdiendo mercado. La realidad es que muchas de las bodegas están cerrando, y eso es un claro indicio de que no solo afecta a esas empresas que tienen tradición de muchos años en lo que es la zona elaborando vinos sino también un montón de gente que probablemente no pueda acceder al trabajo.

P.al Día- ¿Considerás que se debería tener otra política hacia la producción de vinos teniendo en cuenta que es un sector que abarca una cantidad de familias y una cultura detrás?

Gustavo Pisano- Yo diría que no solo la del vino sino toda la zona que bordea Montevideo que se ha caracterizado por la producción granjera, no olvidemos que hoy dependemos muchas veces de productos que cuando se agotan porque no hay más productores se terminan importando al precio que están en otros países, y terminamos pagando manzanas que se importaron de España o de Francia a $110 y por otro lado tenemos manzanas que se regalan a $15; hay un montón de eslabones que nos parece que habría que cuidar; a veces no es un tema de plata sino de voluntad del gobierno o de los actores que nos dirigen para hacer que no se pierdan fuentes de trabajo, las quintas que están trabajando y por otro lado que la gente acceda a productos frescos de la zona sin ningún tipo de trabas.

P.al Día- ¿Cuándo piensan culminar la vendimia?

Gustavo Pisano- La apuesta es poder terminar antes de turismo, pero creo que a fines de marzo al menos Pisano va a tener toda la uva adentro, y pienso que la mayoría de las bodegas también.

 

“A pesar que tuvo sus altibajos es una vendimia muy buena…”

 

P.al Día- ¿Cómo definirías esta vendimia 2017?

Gustavo Pisano- Es una vendimia muy buena, que tuvo sus altibajos, pero a pocos días de pasar raya, podemos decir que va a ser no de las excelentes pero sí muy buena. 

 

 

Armando Sorbara, de Viñedos Sorbara Hnos.

 

“A pesar de que al principio se había empezado a complicar, la cosecha ha venido muy bien…”

 

Con la finalidad de seguir informando a nuestros lectores sobre cómo se viene desarrollando la vendimia, también visitamos los viñedos de los Hermanos Sorbara, ubicados en la zona de Las Violetas. Con 42 hectáreas y una cosecha que ronda el millón de kilos es considerado uno de los más importantes de la región e incluso calificado en su momento como uno de los mejores viñedos del país; con la particularidad de ser exclusivamente viticultores, y no industriales. El diálogo fue con Armando Sorbara que nos cuenta cómo ha resultado la cosecha 2017.

 

P.al Día- ¿Terminando la vendimia?

Armando Sorbara- Sí terminando, prácticamente quedarían dos días de vendimia, estamos en los últimos cortes.

P.al Día- ¿Como ha sido la cosecha este año?

Armando Sorbara- A pesar de que al principio de la cosecha se había empezado a complicar por las lluvias y habían empezado unos focos de botrytis complejos, luego las altas temperaturas que vinieron beneficiaron rotundamente e incidieron tanto en el secado del hongo como en el grado, y la verdad que ha venido muy bien.

P.al Día- ¿Y en cuanto a volumen?

Armando Sorbara- En cuanto a volumen fue bastante parecido al año pasado, algunas variedades dieron menos y otras dieron más, las que el año pasado dieron mucho este año bajaron el rendimiento sumado a las roturas que hubo en primavera, aquel viento que vino en noviembre que hicieron un gran daño en el tannat y eso provocó que bajara la producción.  

 

“Hay unas 42 hectáreas y la cosecha anda cerca del millón de kilos…”

 

P.al Día- ¿Cuántas hectáreas poseen y qué producción sacan aproximadamente?

Armando Sorbara- Aproximadamente hay unas 42 hectáreas y la cosecha anda cerca del millón de kilos.

P.al Día- ¿A qué bodegas la comercializan?

Armando Sorbara- Se comercializa en las bodegas de la zona, de la región, son varias… Se le vende al Grupo Traversa, a la bodega Tres Palmas de la Familia Dardanelli, se le vende también a Stagnari, a Bodega Valente y a Establecimiento Juanicó. Hace años que se le viene vendiendo a las mismas, acá hay variedades de alta calidad enológica como tannat, merlot, entonces se le vende a esas bodegas que te nombré que elaboran vinos de alta calidad.

P.al Día- ¿Cuándo comienza la vendimia para ustedes?

Armando Sorbara- Este año comenzó a mediados de febrero con las uvas finas como Chardonnay y estamos terminando a mediados de marzo; la vendimia prácticamente lleva un mes y algunos días, este año se ha alargado un poco porque muchas bodegas están llenas debido a que tienen que hacer todo tipo de movimientos y se ha frenado un poco en ese sentido.

 

“Cuando reciben uvas de buena calidad y de grado enológico alto; las bodegas tratan de diferenciar el precio, valoran mucho el trabajo…”

 

P.al Día- ¿Los precios se acuerdan previamente o se respeta el precio oficial?

Armando Sorbara- A veces sale a precio oficial pero se está viendo que año a año es a demanda entonces este año prácticamente son los mismos precios que el año pasado. Se acuerda mucho con el bodeguero previamente y a veces se lleva sin precio pero pensando que se va a lograr un buen número. 

P.al Día- Vale decir que ustedes tienen viñas de muy buena calidad lo que redunda en un muy buen producto…

Armando Sorbara- Sí, por eso generalmente las industrias a las que se le están vendiendo son importantes y muchas veces cuando reciben una buena calidad de uva de grado enológico muy bueno tratan de diferenciar, en ese sentido valoran mucho el trabajo.

 

P.al Día- ¿Hay un seguimiento del producto durante el año de parte de esas bodegas o ya saben como trabajan ustedes y el producto que van a llevar?

Armando Sorbara- Hay muchas bodegas que hacen un seguimiento y otras que confían en el trabajo que uno hace y que no se le miente. Hoy en día el público es muy exigente en la calidad del vino entonces el productor tiene que hacer lo máximo posible para lograr esa calidad de uva.

 

“Miguel fue siempre el impulsor de poner una bodega y nosotros le decíamos que no; hoy quizás nos arrepentimos…”

 

P.al Día- Es una excepción un viñedo tan importante sin industria; ¿Han pensado alguna vez en incursionar en el tema industrial?

Armando Sorbara- Nosotros nos mantenemos justamente porque somos una empresa familiar, la mayoría de la mano de obra es nuestra, todos los hermanos trabajamos juntos, tratamos de mecanizarnos lo más que podemos y le ponemos todo ese amor que se le pone, pero hoy en día está muy difícil mantener un viñedo como viticultor.

Miguel (*) fue siempre el impulsor de poner una bodega y nosotros le decíamos que no, que andar en la calle era más complicado, que nosotros éramos más del campo, que lo que sabíamos hacer era trabajar la viña y nunca le seguimos la corriente en ese sentido, y hoy por hoy quizás nos arrepentimos.

 

 

P.al Día- Es que los altos costos de producción no se reflejan en el precio de la uva…

Armando Sorbara- Exactamente, eso es lo complicado, los costos están muy altos, el combustible es caro, los productos químicos están en dólares y nosotros cobramos en moneda nacional y a muy largo plazo, incluso estamos cobrando uvas del año pasado; a su vez el costo de vida es muy alto y es complicado. Nosotros resistimos porque somos familiares y en ese sentido ahorrás muchas cosas, compartís herramientas y ese tipo de cosas y eso es lo que nos ha salvado, pero la verdad que está tremendamente difícil incluso para comercializar.

 

“Mi vieja nos arropó, nos cuidó y siempre mantuvo lo que era la unión familiar…”

 

P.al Día- Ustedes tienen una fuerte raíz italiana, ¿no es así?

Armando Sorbara- Sí, justamente hasta hace un rato estábamos hablando vía whatsapp con mis primos de Italia porque ellos quieren ver como sigue la vendimia acá y de la vendimia depende si nosotros vamos allá a visitarlos o no. Respecto a tu pregunta somos de la zona sur de Italia, mi viejo allá se dedicaba a la agricultura y cuando vino para acá lo fueron a buscar de un lugar donde había viña y nosotros como quien dice crecimos dentro de los viñedos.

Mi padre falleció muy joven, tenía 40 años y mi vieja (Doña Rosa) nos arropó, nos cuidó y siempre mantuvo lo que era la unión familiar y la imagen de ella es la que nos lleva a mantenernos unidos.

P.al Día- ¿Cuántos empleados efectivos tienen y qué cantidad de personas trabajan en la cosecha?

Armando Sorbara- En el año trabajan dos personas efectivas junto a nosotros pero siempre se contrata algún par más cuando se poda y se sacan ramas; hoy se ha tecnificado mucho el tema, se usan tijeras neumáticas para podar, hay máquinas de atar, entonces hemos logrado avanzar en eso y lo hacemos nosotros. En vendimia aproximadamente se mueven de 35 a 40 personas que vienen desde Salto que son siempre los mismos, muy buena gente, tienen mucho respeto y saben como moverse, compartimos muchas cosas entre semana y al finalizar la vendimia hacemos algo para ellos que son los que cortan la uva.

 

“La ley de cero alcohol está perjudicando; ni siquiera podemos sentarnos a tomar un vaso de vino para hacer un brindis…”

 

P.al Día- ¿Algo más que quieras agregar?

Armando Sorbara- Agradecerte a ti y a través de este medio aprovechar la oportunidad para hacerle ver a las autoridades que nosotros estamos de acuerdo con tratar de evitar accidentes de tránsitos que se producen por la ingesta de bebidas alcohólicas, pero esa ley de cero alcohol nos está perjudicando tanto a nosotros como al industrial porque ni siquiera podemos sentarnos a tomar un vaso de vino para hacer un brindis, y los que no somos vinicultores lo estamos sufriendo demasiado. Espero que las autoridades puedan rever esa ley y volver al 0,3 que permita a la familia al menos brindar con una copa, eso es lo único que pido.

 

En la próxima edición continuaremos con más testimonios de protagonistas del sector vitivinícola.