|
03/03/2019

Familia en Villa Santa Rita vive los peores “cinco minutos de la vida” al ser asaltada a mano armada

El pasado sábado 23 cerca de las 21 horas, se registró un asalto a mano armada en una vivienda ubicada en el barrio Santa Rita; que hoy la justicia cataloga como rapiña, antes era considerado como copamiento.
copamiento-1web.jpg

De forma imprevista tres delincuentes con pasamontañas y armados con armas de fuego irrumpieron violentamente en el domicilio tirando la puerta abajo y exigiendo la supuesta recaudación de la jornada, ya que la familia posee una distribuidora. Al no poder hacerse del dinero los delincuentes se tomaron algunos ahorros que la familia tenía así como también otras pertenencias personales y huyeron en un vehículo que esperaba afuera. Afortunadamente más allá del angustiante momento vivido y algún golpe recibido no hubo que lamentar víctimas.

Días después concurrimos a la casa de la familia Bruzzesi-Franco para dialogar con Carola Franco y sus hijos Antonio y Camila, quienes brindaron su testimonio contando el desagradable momento que les tocó vivir así como también su impotencia y preocupación por la situación de inseguridad que atraviesa el país.

 

“Fue cuestión de segundos, de un momento a otro me vi tirada en el piso y entré en pánico, lo único que hacía era gritar…”

 

P.al Día- El pasado sábado fueron víctimas de una rapiña a mano armada, cuéntennos como sucedieron los hechos…

Carola Franco- Eran las 20:55, mi hijo y yo estábamos en la cocina, él estaba cenando y yo estaba hablando por teléfono con mi madre cuando de repente le pegan una patada a la puerta y cuando miro veo a una persona toda vestida de negro parada apuntándonos con un revolver. Nos pidió que nos tiráramos al piso, yo no reaccionaba, no podía entender lo que estaba pasando; fue cuestión de segundos, de un momento a otro me vi tirada en el piso y entré en pánico, lo único que hacía era gritar; el teléfono quedó abierto por lo que mi madre estaba escuchando todo lo que pasaba, y en eso mi hijo agarra el teléfono y le dice a su abuela que llamara al 911 que nos estaban copando. 

Luego aparecieron dos más, uno se fue al dormitorio donde estaba mi hija y mi esposo, y el otro se quedó campaneando afuera.

Nos pedían plata y nosotros insistíamos que no teníamos dinero, y uno de ellos me responde “Sí, la recaudación de hoy”. Nosotros por un tema de costos decidimos no trabajar más los sábados y además la plata va directamente al banco por tanto no andamos con plata encima.   

 

Antonio Bruzzesi- Ahí fue que les dije que yo tenía algo de plata ahorrada, me pusieron las manos en la nuca y me llevaron al cuarto apuntándome siempre con el arma, me tiró en la cama, me pegó un culatazo en la cabeza, le mostré donde estaba la plata, me preguntó cuánto había y se la llevaron. Le dije que se llevaran el televisor y me dijo que no. Ellos solo querían plata.

 

Carola Franco- Yo no podía ver lo que estaba pasando en el cuarto, lo único que veía eran las piernas de mi hijo. Cuando vi que le apuntaban en la cabeza me puse como loca. En un momento pensé en agarrar una cuchilla pero ponía en riesgo la vida de mis hijos, por eso me quedé quieta.

Después uno que estaba vestido con campera de Peñarol agarra unas carteras mías que no tenían plata, le pedí que no se las llevara porque lo único que había eran documentos importantes para mí. Como vio que no había dinero se fue para el cuarto, pateó la puerta del dormitorio y en eso mi hija se mete en el baño con un celular para intentar llamar a la policía.  

 

Camila Bruzzesi- Cuando siento que le estaban pegando a la puerta del dormitorio me encierro en el baño que está dentro del cuarto e intenté llamar a la policía pero no pude porque estaba nerviosa y además el teléfono no era mío; luego escondí el celular para que no lo viera. En eso aparece mi padre y el delincuente le pide nuevamente la recaudación y que si no se la daba me mataba; mi padre le repetía que no teníamos plata y le dije que yo tenía unos ahorros; fuimos hasta mi cuarto, los agarró y salió. 

 

P.al Día- ¿En ese momento decidieron irse?

Carola Franco- Como la puerta estaba abierta justo pasaron dos vecinos y calculo que los vieron porque el que estaba campaneando afuera entró a los gritos diciendo: “Vámonos que nos vieron los vecinos…”.

 

Camila Bruzzesi- Ahí nos dicen que nos agachemos y que contemos hasta 100 bien alto para que ellos escucharan mientras se iban. Se fueron y enseguida llamamos a la policía.    

 

“Fueron los peores cinco minutos de mi vida, pasamos de estar tranquilos en nuestra casa a tener un revolver en la cabeza… tenía miedo de que mataran a alguien…”

 

Carola Franco- Fueron los peores cinco minutos de mi vida, pasamos de estar tranquilos en nuestra casa a tener un revolver en la cabeza; además tenía miedo de que mataran a alguien porque eran dos situaciones diferentes que se estaban dando, una en el cuarto con mi hija y mi marido y otra en la cocina con mi hijo y conmigo.

 

P.al Día- ¿Los tres delincuentes estaban encapuchados y armados?

Carola Franco- Sí, tenían pasamontañas; uno tenía una 38, los otros dos tenían una 9 mm. 

 

P.al Día- ¿Estaban nerviosos?

Carola Franco- El que tenía la campera de Peñarol nos habló bien, era como el más profesional digamos, los otros estaban más nerviosos que nosotros pero había uno que estaba más sacadito que fue el que agarró las carteras.

 

P.al Día- ¿Creés que estaban bajo los efectos de la droga?

Carola Franco- Sí, y no te hablo de un porro sino de cocaína porque estaba eufórico.  

 

P.al Día- ¿Qué se llevaron concretamente además de dinero?

Carola Franco- Billeteras, mochilas, documentos con carteras, una cadenita, celulares, y a mi hijo le robaron una colección importante de cartas que tenía dentro de esa mochila que tienen un alto valor pero no creo que aparezca nada. 

 

P.al Día- ¿Cómo fue la respuesta de la policía?

Carola Franco- Los de la 19ª se portaron bien como siempre porque no es la primera vez que nos roban. A veces no tienen móviles, hay que entender la situación de ellos también, es muy poco lo que pueden hacer y menos con el Código Penal actual; están de manos atadas.

 

P.al Día- ¿Han tenido alguna novedad al respecto?

Carola Franco- Al parecer el auto apareció en La Paz prendido fuego así que era robado.

 

“Esto fue vendido y tenemos sospechas de quien pudo haber sido…”

 

P.al Día- ¿Piensan que fueron vendidos?

Carola Franco- Sí, esto fue vendido y tenemos sospechas de quién pudo haber sido

 

“Hace años que me quiero ir del país porque no quiero este gobierno ni este país para mí ni para mis hijos…”

 

P.al Día- ¿Qué reflexión te merece toda esta situación de inseguridad que estamos viviendo?

Carola Franco- ¡Estoy indignada! Uno se mata trabajando para pagar los impuestos, que sus hijos estudien y trabajen y estos vienen a robarnos como si nada y no hacen nada por nosotros. ¿Qué pasaba si me mataban un hijo?

Encima para la justicia no fue un copamiento porque no nos ataron. ¡Esto parece una joda! Eso lo hacen para decir que bajaron las estadísticas de copamientos; se creen que somos tarados. No alcanzó con que entraran a mi casa, nos revolcaran, nos pegaran, que mis hijos pasaran el peor momento de su vida y que no podamos dormir porque estamos asustados. Si a esto no le llamamos copamiento yo me pregunto qué es un copamiento. Es una tomada de pelo, encima tengo que escuchar a Fabiana (Goyeneche) diciendo que quiere desarmar a la gente y no bajar la edad de imputabilidad, cuando los menores ya roban, violan y matan.

Esto que está pasando lo fomentó el gobierno porque en este país estamos fomentando ignorantes; vamos a terminar como en Venezuela, con un dictador diciéndonos lo que tenemos que hacer porque esto es una dictadura comunista y nadie me va a cambiar ese pensamiento.

Yo hace años que me quiero ir del país porque no quiero este gobierno ni este país para mí ni para mis hijos. No creo en los políticos, ya no me venden nada.

 

“Las leyes y el nuevo Código Penal que tenemos son un mamarracho… Estamos todos rifados y yo no voy rifar a mi familia…”

 

P.al Día- Recién decías que con el nuevo Código Penal los policías están de manos atadas, ¿creés que esa es una de las razones del aumento de la delincuencia?

Carola Franco- Yo estudié Derecho, no me recibí de abogada porque no podía terminar de pagarme los libros y además tenía que trabajar para ayudar a mi familia pero las leyes y el nuevo Código Penal que tenemos son un mamarracho. Prefiero vivir en una dictadura porque al menos me sentía segura, no me molestaba que me pidieran la cedula, al contrario, me daba seguridad que es lo que no tengo ahora; molestaba al que estaba metido en algo raro. Estamos todos rifados, salimos pero no sabemos si volvemos y yo no voy rifar a mi familia.

¿Hasta cuándo esta gente va a hacer lo que quiere?, ¿Cómo vamos a terminar? son las preguntas que me hago.

Hace tres días que no duermo porque cierro los ojos y veo que esa puerta la patean y tengo al tipo con el revolver ahí parado.

Acá hay alarmas, tenemos cámaras de seguridad y ahora tengo que poner una reja en la puerta de mi casa, cosa que estéticamente además no me gusta para nada. ¿Por qué tenemos que vivir enrejados mientras que ellos andan sueltos?

 

P.al Día- ¿Estás pensando seriamente la idea de irte del país o tenés la esperanza de que esta situación pueda revertirse?

Carola Franco- No porque ya no creo en la política, la única persona que me gusta es Sanguinetti. Él y Batlle eran los únicos que querían hacer algo pero con una oposición que defiende a los delincuentes no creo que se pueda hacer mucho, a no ser que te manejes con decretos como lo hizo este gobierno cuando supuestamente es un gobierno de coalición; ni entre ellos se ponen de acuerdo.